Hemorroides

Las hemorroides, también llamadas almorranas,

son venas hinchadas en el ano y en la parte inferior del recto, parecidas a várices.

Las hemorroides, también llamadas almorranas, son venas hinchadas en el ano y en la parte inferior del recto, parecidas a várices. Son varias las causas de las hemorroides, aunque a menudo se desconoce el origen específico. Pueden producirse como resultado de un esfuerzo al evacuar los intestinos o debido al aumento de presión en esas venas durante el embarazo. Las hemorroides pueden encontrarse dentro del recto (hemorroides internas) o pueden aparecer debajo de la piel alrededor del ano (hemorroides externas).

 

Las hemorroides son muy frecuentes. Casi 3 de 4 adultos tienen hemorroides de vez en cuando. En ocasiones, no provocan la aparición de síntomas, pero a veces causan picazón, malestar y sangrado.

Síntomas

Los signos y síntomas de las hemorroides pueden comprender los siguientes:

  • Sangrado que no produce dolor al evacuar los intestinos (puedes observar pequeñas manchas de sangre de color rojo brillante en el papel higiénico o en el inodoro)

  • Picazón o irritación en la zona del ano

  • Dolor o molestias

  • Inflamación alrededor del ano

  • Un bulto cerca del ano, que puede ser sensible o causar dolor (puede ser una hemorroide trombosada)

Por lo general, los síntomas de las hemorroides dependen de dónde estén ubicadas.

Hemorroides internas. 

Se localizan en el interior del recto. En general, no puedes ver ni sentir las hemorroides de este tipo, y en raras ocasiones generan molestias. Sin embargo, el esfuerzo o la irritación que se producen al evacuar los intestinos pueden dañar la superficie de una hemorroide y hacer que esta sangre.

Ocasionalmente, el esfuerzo puede hacer que una hemorroide interna salga a través de la abertura anal. Este tipo de hemorroide se conoce como «hemorroide sobresaliente» o «hemorroide prolapsada» y puede causar dolor e irritación.

Hemorroides externas 

Se localizan debajo de la piel que rodea el ano. Las hemorroides externas, si se irritan, pueden picar y sangrar.

Hemorroides trombosadas. A veces, se puede acumular sangre en una hemorroide externa y formar un coágulo (trombo), lo que puede provocar dolor intenso, inflamación y un bulto duro cerca del ano.

 

No des por sentado que el sangrado rectal se debe a hemorroides, en especial si tienes más de 40 años. El sangrado rectal puede presentarse con otras enfermedades, incluso el cáncer colorrectal y el cáncer anal. Si experimentas sangrado junto con un cambio notorio en los hábitos intestinales o si las heces cambian de color o de consistencia, consulta con el médico. Las heces con estas características pueden indicar un sangrado más extensivo en otra parte del tubo digestivo.

 
 

Centro Médico Nacional

Av. Justo Arosemena y Calle 38

Piso 3 - Suite 305

Móvil: (507) 6607 5597

República de Panamá

Centro de Enfermedades Gastrointestinales

Dirección Médica: Doctor Luis Javier Cárdenas

Médico Cirujano Gastrointestinal 

Obesidad – Metabolismo

Laparoscopista - Endoscopista

Copyright © Luis Javier Cárdenas. Todos los derechos reservados.

Registro de Prop. Intelectual  

exp. # PTY- ljc/2015-16983- 129845

Desarrollado por Desarrollo Multimedia - Ingeniero a Cargo Alejandro J. Comparada - International Registration Microsoft - Aquí